24/8/12

El Karma y las Enfermedades


El por qué y el motivo de las enfermedades ha sido tema de un sinfín de investigaciones y especulaciones y se han efectuado incontables deducciones categóricas respecto a la cura de tales dolencias. También se han formulado innumerables métodos, técnicas, fórmulas, prescripciones, variedad de manipulaciones y  teorías. Todo esto sirve para colmar la mente de ideas –unas correctas, otras erróneas- lo cual dificulta la entrada de nuevas ideas y la asimilación, por parte de los estudiosos, de lo hasta ahora desconocido. 

Poseemos básicamente tres cuerpos:


1.     El cuerpo físico denso, suma total de todos los organismos que lo componen; éstos realizan las distintas funciones que permiten al alma expresarse en el plano físico u objetivo, como parte de un organismo mayor, más grande e incluyente. El cuerpo físico es el mecanismo de respuesta del hombre interno espiritual, y sirve para poner esta entidad espiritual en armonía con el mecanismo de respuesta del Logos planetario, esa Vida en la cual vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser.
2.   El cuerpo astral o de deseos (a veces denominado cuerpo emo­cional) es el efecto producido por la interacción del deseo y de la respuesta sensible sobre el yo que se halla en el centro, y el efecto resultante (en dicho cuerpo) se experimenta como emoción, dolor, placer y todos los pares de opuestos. En este cuerpo reside el noventa por cien­to de las causas de las enfermedades y dolencias físicas.
3.  El cuerpo mental, o esa cantidad de sustancia mental , que la unidad humana individual puede utilizar e impresionar, constituye el tercer mecanismo de la serie, a disposición del alma. Recordemos también que los tres cuerpos constituyen un solo mecanismo. El cinco por ciento de las enfermedades modernas se originan en este cuerpo u estado de conciencia 
Este anhelo de ser y poseer, ha construido y está construyendo el mecanismo físico externo de respuesta, y hoy está forzando a ese mecanismo, que fue construido expresamente para fines físi­cos, a servir propósitos más subjetivos, lo que produce dificultades.

"Toda enfermedad es el resultado de la inhibición de la vida del alma. Esto es verdad para todas las formas de todos los reinos. El arte del curador consiste en liberar al alma, a fin de que su vida pueda fluir a través del conglomerado de organismos que constituyen una forma determinada."

¿En qué consiste el error del ser humano? :

a.    Su incapacidad de ver el verdadero valor de la enfermedad.
b.    Su resentimiento por el sufrimiento.
c.    Su incomprensión de la ley de no-resistencia.
d.    Su excesivo énfasis puesto sobre la forma.
e.    Su actitud hacia la muerte y su sensación de que la desapa­rición de la vida, fuera de la percepción visual, por inter­medio de la forma, y la consiguiente desintegración de esa forma, indican desastre.

   Cuando el pensamiento humano invierta las ideas comunes, respecto a las enfermedades, y las acepte como un hecho natural, el hombre comenzará a aplicar la ley de liberación, correctos pensamientos, que conducirá a la no-resistencia. Actualmente, por el poder de su pensamiento dirigido y su intenso antago­nismo hacia la enfermedad, sólo tiende a vigorizar la dificultad. Cuando reoriente su pensamiento hacia la verdad y el alma, las enfermedades del plano físico comenzarán a desaparecer.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada